Rocksonico.com


INTERNACIONAL >
DEEP PURPLE
Reseña / Auditorio Nacional / 22 de Febrero
Publicación: 23/2/2011

David Escobedo
davicho76@gmail.com


Pese a no llenar el Auditorio Nacional (ojo, para la segunda fecha está sold out), Deep Purple dio muestra de cómo se debe disfrutar el hard rock: en vivo. La gente se mostró impaciente, lo demuestra mediante gritos, silbidos y aplausos con ritmo. De repente se ponen de pie, pero no es porque el grupo al fin se haya decidido a salir, sino por la llegada de un fan VIP: Alex Lora.

Unos minutos después de las 21:00 hrs. aparecen en el escenario Ian Gillan, Steve Morse, Roger Glover, Ian Paice y Don Airey, quienes parecen querer compensar la espera iniciando con Highway star, uno de sus más grandes éxitos, cargado de uno de los solos de guitarra más desafiantes.

Hard lovin' man, el segundo tema de la velada hardrockera, que lo mismo pudo disfrutar el adulto contemporáneo, que el abuelo y el hijo. Es gratificante ver las olas de cabelleras canosas con sus hijos, pequeños y adolescentes. Deep Purple revive lo mejor de ese rock clásico con interminables solos cortesía de Don Airey en los teclados y Steve Morse en la guitarra, quienes tienen su momento de lucimiento al mostrar, sin la compañía de la banda, la habilidad con su instrumento.

Maybe I'm a Leo y Strange kind of woman, Rapture of The Deep, Silver Tongue y Contact Lost ponen de pie a los asistentes, y a Ian Gillan, con camiseta blanca, jeans y gafas obscuras, no le queda más que agradecer el gesto. Una luz púrpura baña a la banda mientras interpretan la power ballad When a blind man cries. Por su parte The well dressed guitar pone de pie al propio Alex Lora, quien junto con señora Chela fueron ubicados en las primeras filas del Auditorio; se rumora que entre gritos de apoyo y rechiflas para Alex, sobresalió un “hasta que te vas a educar cabrón”; sólo rumores, nada confirmado. Deep continua con Almost Human, Lazy y No one came.

Los 65 años no le pesan a Ian Gillan, pero si le cansan, mantiene una gran voz, pero se esfuerza demasiado, se le pudo notar en todos los solos que hubo durante la noche, pues los aprovechaba para descansar detrás de la batería de Ian Paice.

Ahora el turno del lucimiento es para Don Airey, que con su órgano Hammond consigue generar las palmas y los gritos de los fanáticos con un solo que incluyó La Cucaracha y La Raspa, justo antes de tocar Perfect strangers, Space truckin y el ya clásico del rock Smoke on the wáter, en el que la banda deja al público lucirse e interpretar un ensordecedor coro.

Tras un breve descanso, Deep Purple le pone la cereza al pastel al show; Hush (canción original de Joe South) precedida de La Bamba y Tequila. La noche no puede acabar sin que Roger Glover realice su solo de bajo y dé paso a Black night, el último tema del concierto. "Los amamos, tómenlo con calma. Bye, bye”, son las últimas palabras de Gillan antes de dejar el escenario y demostrar que no hay nada como el rock de hace 40 años, en vivo, sin videos, macizo, profundo, púrpura...

Foto:OCESA


NOTICIAS RELACIONADAS A "DEEP PURPLE"


OTROS TEMAS >




DEEP PURPLE
Reseña / Auditorio Nacional / 22 de Febrero
Rocksonico
INTERNACIONAL 23/2/2011


Corporativo


Contacto
Publicidad
Términos y Condiciones
QuiÉnes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
|  Información para Medios

© RockSonico.com 2016
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES