Rocksonico.com


Historias Rockeras


Categoría: MAGAZINE | Fecha de Publicación: 1/3/2019 | Por: Tipo Raro (@luck_sky100)

#imape - un relato del Chingadazo de Kung Fu

Estaba hasta la madre, pero así es la vida punk, o eso me gusta creer, estoy a casi nada de pasar la valla, tengo el pantalón roto, espero que Marino me suba junto a él en el escenario y gritemos juntos “¡OOOOOOOH OOOH OOOH!”

Tenía 16 cuando por primera vez llegó mi hermano a casa con un sticker del Chingadazo, se veía chingona la imagen. Él y sus amigos son muy rudos, les late el punk, mi mamá siempre le reclama que es un vago y que si un día lo ve o le cuentan que fuma marihuana, lo va a chingar. Esa palabra no la comprendí hasta que un día me llevó con sus amigos al park skate de la Azca, no la vi tan mal, el abuelo fuma peor.

Bueno, la primera impresión era, “wow”, una tabla rota, botella y una mano zombie, pensé que era otro grupo de gritos culeros, Joshua siempre me critica, según él, Metallica es para pousers, pero su música se me hace muy idiota, el otro día mamá me dejó encargado con él pero sus planes eran ir al Chopo, tocó un grupo típico de punk todo cagado, se llamaba “Acidez”, por ese estereotipo, jamás me gustó el punk.

Se quejaba porque los Chingadazos no sacaban disco físico, ya que todo era por internet, y Joshua no tiene el mejor celular ni el más moderno. Él siempre escuchaba música en su reproductor de cuarto, a veces, cuando él se iba por horas o a una fiesta, yo lo ocupaba y metía Alesana o Bring Me The Horizon. A él le cagaba todo eso, pero un día, en la escuela, mi único amigo, Tadeo (porque los demás son chakas) me pasaba rolas de su celular, y había una muy cagada que me gustó, la escuché por accidente, como todo era por Whats, el audio no tenía información, sólo decía “AUD-20170506-WA0004”, me acuerdo un chingo de su coro “Sólo soy un chico más, de los que han pasado por tu vida, y una vez más, me has roto el corazón, me he quedado ya muy solo en este centro de rehabilitación”.

Un día Joshua, para chingarme, me quitó el celular sin darme cuenta, y cuando regresó, me dijo:
-“Insecto ¿Te gusta el Chingadazo?”

Me quedé algo confundido, sólo le respondí que no sabía quiénes eran, y él me dijo que la canción desconocida se llamaba “Rehab” y era del Chingadazo de Kung Fu (sigo riéndome por el nombre), y entonces sólo me devolvía el celular, me dijo que si quería escuchar más de ellos lo acompañara con sus amigos al skate park. Al principio me negaba, porque mamá siempre dice que Joshua es un vago y que el skate park es para mariguanos y drogadictos. Desobedeciendo las reglas morales de mamá, fui con Joshua al parque, y vaya que valió la pena.

Era tercero de secundaria, y faltaban dos meses para poder graduarnos, creo que esta es la peor etapa de mi vida, todos son pendejos, los maestros no saben que la física y la filosofía no sirven de nada en la vida real, sólo sé que puedes ser un maldito godín como mamá que espera NUEVE horas en una oficina y usa ropa gris. Esa misma noche, mamá me gritó por haber ido al parque con Joshua. Recordé una canción que me hacía sentir identificado en eso jodido momento, “Pasan los días y sigo perdiendo…”

Creo que la vida es una rueda de hámster jodidamente aburrida. Ya era 2017, y un día, Joshua llegó a casa todo golpeado, con un ojo morado y sangre en su playera, mamá le gritó como nunca, y le dijo que desde ese día, ya no pensaba darle dinero, sólo mantenerlo en lo básico, Joshua aventó todo y se fue emputado a su cuarto. No pasó mucho para que se diera cuenta que mamá hablaba enserio, el otro día le dijo que necesitaba dinero para copias y le marcó a la vecina, ya que su hijo también iba en el mismo CETIS que él, y le preguntó si habían dejado comprar copias, cuando se enteró que no, no le dio nada.

Joshua me contó que le cagaba trabar pero que el bastardo dinero era esencial para todo, hasta para mis posters de Alesana, y que no pensaba dejar de juntarse en el skate park, terminó trabajando de bodeguero en el Aurrera. Por cierto, la vez que llegó golpeado era por irse a un tokin del Chingadazo.

Por fin, eran vacaciones, y tenía poco dinero, pero estaba dispuesto a conseguir un trabajo más suave que bodeguero, como Joshua, pero esa mañana recibí una sorpresa por su parte, algo raro en él, me dijo: “Insecto, ¿quieres ir a ver a los chingadazos?”.

Obviamente le dije que sí, y empecé a estudiar más de ellos, claro, en notas de Todo Punk y páginas de Facebook. El único nombre que aprendí fue el de Marino, el vocalista con cara de bebé. Ya estaba listo para ese tokín, solo faltaban tres días.

8 de Julio 20:43 hrs.
Ya estábamos en el lugar del concierto, la zona es muy fresa, en la Roma, bajamos del metro Hospital General, y no está mal el lugar, parece medio viejo pero con estilo barroco. Tuvimos un ligero problema para entrar, bueno, sólo yo. Los boletos los compro el ‘Púas’, pero nunca le dijeron que sólo entraban mayores de edad, y yo aún tengo 16. Estuvimos horas, hasta que un conocido del pues nos prestó su IFE alterada, sólo dije que soy chaparro y que me rasuré la barba.

Tuvimos que chutarnos otra banda antes del CHDKF, se llamaban los Seis Pistos, no sé si una broma por los grandes Pistols ingleses o porque chupan por six de caguama. Al principio me aburrieron, pero después de ese cover del TRI, “Las piedras rodando se encuentran”, medio me prendieron, pero sí, ya quería que terminaran. Como gesto de buena fe y para agradecerle a Joshua, compré dos playeras, una que parecía al Woody Allen punks, y otra negra con las letras CHDKF.

Por fin, era la hora, ya estaba saliendo Marino, con su playera roja, y su bajo fiel, con playera blanca, medio pelón o más bien, rapado, inconfundibles; “…un par de líneas me dan el valor para tomar esta disección”, su nuevo tema. Y por fin, mi rola favorita, la pude escuchar.

Al coro de “Oooooh oooh ooh, wow ooh”, empecé a gritar: “No me importa ni un carajo como termine esta noche, si no duermo junto a ti…”

Delante de nosotros la gente empieza a empujarse y aventar sus vasos de chelas, era algo muy traumante pero yo no estaba adentro, estaba a gusto, pero el maldito de Joshua me dijo al oído “no sea marica”, y me empujó hacia la bola y como pájaro bebé, tuve que hace lo que todos hacían para sobrevivir, mi primer slam. No me había percatado, pero ya estaba más adelante, si empujaba un poco más podría estar cerca de la valla.

Una chava me dijo que me moviera y así lo hice, me le puse enfrente, y por impulso, cuando Marino se acercó, sólo empecé a saltar la rejita, no era tan complicado, sólo que los demás me apretaban, como si fuera el titanic y yo la balsa, antes de poder acomodarme del otro lado, sólo veía la imagen de Marino arriba mío, pensaba que me subiría con él y cantaríamos “No me importa”, peor un maldito lobo, me agarró, me ayudó a levantarme, pero me sacó por el lado de la valla. ¡Hijo de Puta, era mi momento!.

Cuando Joshua me dijo, que era hora de irnos, pensé que era demasiado temprano, era un jueves, mañana podría faltar a la escuela y tomarme mi puente personalizado, pero cuando vimos la hora, ya era las 12:34. ¡Su puta madre! Joshua me dijo que nos regresaríamos en Metro, ninguno de sus amigos traía carro, pero la mayoría se fueron en Uber, bien pudientes. Pero nosotros no teníamos como; tuvimos que llamarle a mamá, nos regañó todo el camino, y nos decía que si éramos lo bastantes grande para salir tan tarde en la noche, también para regresar sin su ayuda. Terminé castigado por un mes, Joshua no tuvo mucho que perder, ya con trabajo, mamá no le podía quitar muchas cosas, pero eso sí, valió cada maldito segundo ese tokín, sólo me hubiera gustado que Marino mirara hacia abajo y me hubiera levantado hacia el escenario.


NOTICIAS RELACIONADAS A "Historias Rockeras"



OTROS TEMAS >


Tags: Historia, rock, adolescente, CETIS, pubertad, Chingadazo de Kung Fu, punk, CHDKF, , nota de Tipo Raro (@luck_sky100), noticias internacionales



Historias Rockeras
#imape - un relato del Chingadazo de Kung Fu
Rocksonico
Historia, rock, adolescente, CETIS, pubertad, Chingadazo de Kung Fu, punk, CHDKF
MAGAZINE 1/3/2019


Corporativo


Contacto
Anúnciate con Nosotros
Términos y Condiciones
Quiénes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
 Información para Medios

© RockSonico.com 2019
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES