Rocksonico.com


RECOMENDACIONES

Young Modern

Silverchair
Young Modern


Silverchair
Young Modern
Web: www.chairpage.com
Por: Kique J.
freaky@rocksonico.com

Es bien sabido que Silverchair ha arriesgado el todo por el todo cada nuevo disco que lanza, modificando su sonido del modo que se les antoja, ¿falta de identidad?, ¿la búsqueda de un sonido propio?, esas y más interrogantes han rodeado la carrera de este trío australiano que desde sus 15-16 años han estado en el medio.

Originados en medio de la oleada final del rock de los noventas, mejor conocida como “post-grunge”, Silverchair es inmediatamente comparado con bandas como Pearl Jam y Nirvana, con comentarios como “Nirvanas in pijamas” o incluso algunos salidos de la mismísima viuda de Cobain, Courtney Love, donde aseguraba que Daniel Johns era una pena, queriendo cantar como Eddie Vedder y aparentando físicamente ser su difunto esposo. Es probable que estos y muchos otros factores, orillaron a Johns y compañía a mudar su sonido en base a diferentes vertientes.

Young Modern es la quinta entrega de este power trío Australiano, y sin duda se vio influenciado por lo que sucedió en la vida de Johns los últimos años: su matrimonio con Natalie Imbruglia y su proyecto alterno con el DJ australiano Paul Mac, al que llamaron “The Dissociatives”, de algún modo, fueron orillando a Johns a alejarse un poco de las guitarras distorsionadas y darle lugar a las melodías y ritmos más suaves, incluso bailables.

El álbum comienza con la canción que le da nombre al disco, “Young Modern Station”, con ritmos de batería, que, aparentemente tienen toda la intención de hacer bailar al escucha, el mismo Daniel Johns dijo en una entrevista que en Diorama, era más importante el escuchar, mientras que en Young Modern, eso es opcional y si te puede hacer bailar, mejor.

Young Modern Station se conecta con el primer sencillo promocional del disco, “Straight lines”, que nos trae más una idea de Coldplay, o bien, simplemente algo más pop con fuertes intenciones de llegar a los primeros lugares de listas. En el video, vemos una banda con un aspecto más “maduro” tanto física como musicalmente, y un Daniel Johns más parecido a Ricky Martin, que sin duda dio gusto a sus más cercanos fans, (¿?) a la vez de decepcionar a cientos más, que esperaban algo quizás más fuerte, o más “rock” como se puede ver entre los comentarios que dejan en el myspace de la banda.

Posteriormente, podemos escuchar “If you keep losing sleep”, que desde que la escuché en un video promocional, me pareció más una broma, que un verdadero track del disco, y es que, es muy difícil imaginar que los creadores de “Israel’s son”, “No association”, “Satin sheets” o “The lever”, sean los mismos creadores de este track, que aparenta ser más apropiado para bailar, que para escucharse.

Después podemos destacar canciones como “The man that knew too much” ó “Waiting all day”, de pronto me hace pensar en algún duelo de western, como lo hacen en muchos tracks, como “Mind reader”, que de no tener ese pianito de cantina del oeste, sería de lo mejor del disco.

La incursión de Paul Mac en el piano y demás teclas como una especie de 4º Silverchair no reconocido, es algo que, como ya lo dije antes, molestó a muchos, y alegró a varios, pero supongo que de ver las cosas a través de los ojos de los integrantes originales, debe ser algo positivo y sobre todo, la clave para dar a este álbum su identidad.

El cierre con “All across the World” como la típica canción conmovedora del disco, es bueno, pero se va echando a perder conforme va avanzando, ya que durante todo el disco, podemos darnos cuenta de la descomposición vocal de Johns, que se rumora es a partir de su reciente hábito de fumador, y en este track se hace muy evidente, además, se nota una intención de sonar a cantante inglés tipo Damon Albarn, lo cual me parece terrible, y no porque el frontman de Blur suene mal, en absoluto, sino porque en Daniel simplemente no va, ya que en Diorama su nivel vocal era excelente, no es que me moleste del todo el hecho de que su voz haya cambiado, han sido 5 años desde aquel disco, y obviamente no pasan en vano, pero quizás lo triste, es que en presentaciones recientes, prácticamente han “destruído” clásicos como “Freak”, “Across the night”, “The door”, con ese intento forzado de sonar como inglés-hardcore, incluso, ¿por qué “Nostraight lines” suena terrible en vivo, como si Daniel Johns se arrepintiera de hacer una canción/sencillo con registros que ya no puede alcanzar , perdonando la comparación, es algo así como escuchar a Paulina Rubio queriendo sonar como española con su “shi, shoy paulina rubio y shoy muy felish”.

Fuera de los puntos negativos, Young Modern SI es recomendable, para fieles fan y para quienes quieran escuchar algo diferente o se hicieron fans de la banda por canciones como “Luv your life”, incluso para nuestros papás, que como experiencia personal y en boca del mío:“Es un disco para uno que anda todo el día en el coche, estresado, pueda relajarse…”

fast payday loans for every one
small payday loans very cheap
direct lender payday loans
direct lender payday loans
buying patterns of payday loan

Regresar


OTROS TEMAS >




Corporativo


Contacto
Publicidad
Términos y Condiciones
QuiÉnes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
|  Información para Medios

© RockSonico.com 2016
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES