Rocksonico.com


RECOMENDACIONES

Sombule

Sxip Shirey
Sombule

Charm Productions

Sxip Shirey
Sombule
Charm Productions
www.sxipshirey.com
Por: Hugo Roca Joglar
freaky@rocksonico.com

¿Qué pasa cuando los instrumentos se tienen que fabricar, no existe referente alguno de cómo deben ser tocados y su estudio interpretativo descuella por inexistente?

Si bien, interpretar cualquier herramienta musical establecida implica exhaustiva practica hasta llegar a su dominio y renovación sistemática para conservar las creaciones frescas, es también cierto que la carencia de objetos creados ex profeso para ser tocados acabaría con las aspiraciones musicales de la abrumadora mayoría de los que ahora se desempeñan como intérpretes.

La creatividad, por ejemplo, de un guitarrista es encomiable, no hay duda de ello; a partir de un sistema de estudio establecido comienza la exploración del objeto y llega a utilizarlo de maneras impensable, logrando secuencias armónicas delirantes; pero, ¿qué pasaría si ese innato guitarrista, con dedos armiños esculpidos en oro, de una sensibilidad sonora tan acendrada que le bastaría únicamente una cuerda para embelesar a Terpsícore, no tuviera guitarra? ¿Qué pasaría si él tuviera que buscar la forma de expresar sus inquietudes rítmicas a partir de los objetos que lo circundan? Yo me contesto: muy probablemente terminaría de oficinista. ¿Por qué? Porque su talento existente sólo puede ser desarrollado a partir de un instrumento que cumpla ciertas características muy concretas, un instrumento ya elaborado y probado, con un sistema de aprendizaje determinado y patrones fijados. Tal vez Cristo pudo haber sido un gran pirata cibernético, pero no tuvo la posibilidad de demostrarnos esa faceta, lo crucificaron por beodo y comelón antes de que pudiera conocer las computadoras.

Sin más preámbulos presento a Sxip Shirey.

Algunos datos superfluos que nada tienen que ver con lo que quiero expresar sobre él son que nació en Ohio y desde pequeño escuchó gospel; creo que aquí es donde los nescientes críticos musicales dicen algo como “su temprano contacto con la música gospel marcó definitivamente al pequeño Sxip…” o alguna estulticia del género.Sin embargo, puede parecer un comentario símil al anterior, pero no lo es, lo que sí determinó el futuro de lo que se convertiría en Sxip Shirley fue haber insertado clips en las cuerdas de su guitarra metálica cuando párvulo; al hacerlas vibrar, el sonido que obtuvo fue una campanada alienada, algo así como el hijo de Bird, el personaje de Oé en Una cuestión personal, convertido en tañido. A partir de ahí inició frenética saga con fines exploradores para extraer los sonidos más órdagos e ignotos de los objetos más desvariados y excéntricos jamás imaginados.

En su primer disco When Joy Conquers Sorrow (actualmente fuera de impresión) despertó el interés de críticos musicales, cabe aquí un escordio: no fueron críticos de rock (con todas sus variantes), fueron críticos de música clásica, pintura y ballet los que en Sxip vieron a un genial hacedor de sonidos. Ya después, como siempre es, los pasmarotes periodistas rockeros alumbraron su sendero: Historia tan consuetudinaria que aburre: en las revistas de música alternativa nunca se descubre, nunca se busca, sólo se absorbe lo que alguien, en alguna estación de conductores pueriles poseedores de una ignorancia pasmosa (entiéndase Reactor) decidió programar.

Se le edifica una escultura sin peana, que se enhiesta a base de ditirambos absurdos una y otra vez escuchados y una y otra vez repetidos por merolicos tardos, y así se crean los iconos de arestín que son seguidos por las masas de adolescentes que, por no seguir a RBD, siguen a otra muchedumbre igualmente idiota: esa que llena los conciertos en el salón 21 y que de los Strokes o Coldplay crean un concepto (ropa, cabello, forma de ser, de pensar, de caminar, de crear, de hablar) idéntico al de cualquier grupúsculo prefabricado. Naturalmente los Strokes y Coldplay no son grupúsculos de fondo, lo son en la forma, gracias al montón de homúnculos que los siguen y transforman en vulgar mercancía.

Muy bien, he terminado el sano ejercicio de condenar a todo aquel que no admira a las Ondinas en la Siesta de un fauno. Prosigamos las pleitesías y el pláceme al creador de Sombule, editado en el 2006 bajo el sello Charm.

En su último disco, Shirey, entrega una amalgama preclara que surca en volutas los regimientos absolutos de la inherente capacidad humana por generar ritmos. Decir que es una mezcla klezmer con música gitana y folk con tango y punk puede servir en una instancia inmediata y práctica, mas considero necesario decir que con una cuchara, campanas, copas de cristal, cajas de música, sillas friccionando con el piso y la respiración, no se puede hacer música catalogada, como es el caso de la canción Pandora: esperpéntico drama teatral que desciende y asciende en diversos módulos escénicos, creando el efecto de estar viendo una coreografía de Balanchine.

En All Babies Must Cry es imprescindible marcar la clara tendencia al blues, de la voz en tiple de Aimee Curl, que inspira confianza y propone yermo apacible para dar inicio al misticismo y a la sensación de que las palabras imperan y se arropan en la verdad, de pronto es todo tan diáfano: hay que llevar a los bebés al río, ahí es donde deben llorar, porque todos los bebés deben llorar, efectuando así, junto al agua dulce, el acto más amoroso jamás descubierto por los hombres.

En The Train, en colaboración con el grupo de country The Velmeers, se recorre a horcajadas un pastizal indómito custodiado por arbustos y paja, y, a lo lejos, la maternal mirada protectora de la agreste granjera que en cuidarnos se añeja.

Las dos últimas canciones a las que hice referencia son vivas muestras de que el compositor al que dedico esta reseña puede salir de su mundo sonoro de estridencia perfecta y batahola egregia y continuar deambulando en los rangos inhabitados de la genialidad.

Para no caer en la pretensión de los limitados, no diré que es un disco genial, únicamente les pido que nunca en su vida lo vayan a escuchar sin haber antes descubierto cómo rayos puede tocarse el silencio… hay otra posibilidad: que algún día, antes de comprar su disco, vean en vivo al hacedor de sonidos, cuentista, teatrero y mimo llamado Sxip Shirey.

fast payday loans for every one
small payday loans very cheap
direct lender payday loans
direct lender payday loans


OTROS TEMAS >




Corporativo


Contacto
Publicidad
Términos y Condiciones
QuiÉnes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
|  Información para Medios

© RockSonico.com 2016
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES