Rocksonico.com Rocksonico publicidad

CIRO Y LOS PERSAS

De héroe a villano - Reseña.
Categoría: INTERNACIONAL | Publicación: 10/6/2018

CIRO Y LOS PERSASDe héroe a villano - Reseña

Por: Ángel Armando Castellanos 'Araña'

¿Cómo se hace para empezar bien y terminar mal? ¿Qué tan cabrona puede ser la falta de sentido común cuando el alcohol y los prejuicios atacan al mismo tiempo?

A Ismael le pasó eso y su pareja lo padeció durante el show de Ciro y Los Persas en la Carpa Astros.

Fans de Los Piojos -antecedente directo de Ciro y Los Persas- desde hace algunos años. La argentinidad los invadió. Para él se trataba de un buen pretexto para divertirse y beber como si no hubiera mañana, para ella, de una noche que pintaba agradable.

Una cerveza tras otra desde la presentación de Galindo, la banda abridora. Cuando Ciro cantaba 'Mírenla', a él ya se le arrastraba la lengua. Junto a ella, la coreó con todo e intentó algunos pasos de baile.

Con el ecuador del show, él sólo bailaba. Le costaba pensar e hilar más de tres palabras seguidas. Ella lo miraba divertida. Juntos, y a pesar de la condición de Ismael, bailaban.

¿Cuál era el problema con eso? Estaban hasta atrás. Nadie, nadie los molestaba y ellos eran una pareja más que lo estaba pasando bien, aunque después ya no se acordara de nada. La memoria épica se iba al carajo por vivir el momento. Rocanrol.

Adelante, casi pegados a la valla, un grupo de argentinos desahoagaban la nostaliga. Mauricio, por ejemplo, hace 15 años que vive en México y su cantadito albiceleste ya no se distingue tan fácilmente por la forma en la que lo mezcló con el cantadito chilango. Chale, ché.

Ellos normalmente van a los shows con bandas argentinas y aunque se distinguen por el blanco de su piel, el rubio de su cabello y las playeras azules y blancas, se mezclan fácilmente con los mexicanos.

Entonces, la condición de ebriedad y los prejucios de Ismael atacaron. Atrás había suficiente espacio para él y ella. Sólo el sonido de las bocinas hacía contacto con ellos... y a eso iban.

Sin razón caminaron al frente, A la zona donde el slam era pogo disfrazado de saltos y se pusieron a bailar. Lindo, ¿no? Sí, excepto porque cuando ese ritual colectivo un poco más albiceleste que mexicano los invadió, él reaccionó violentamente.

Quería bailar con ella en medio de la multitud, sin que la multitud lo tocara. Contradictorio como su respuesta. Extendía los brazos para protegerla -¿ella realmente quería que la protegiera?- y acompañaba con una cara arrugada, un manotazo por aquí y alguna amenaza. Sólo los morenos podían tocarlo. Si algún rubio osaba chocarlo accidentalmente en medio de la danza de inmediato saltaba.

El conato de bronca se manifestó. Los amigos de Ismael, tan sinrazones como él, salieron a defender su falta de sentido común. Los argentinos, molestos y decepcionados, intentaron calmar la situación, pero sólo pudieron alejarse.

El slam que unía a dos patrias fue separado por un montón de cerveza y estupidez.




OTROS TEMAS >


Tags: ciro y los persas en carpa astros



CIRO Y LOS PERSAS
De héroe a villano - Reseña
Rocksonico
ciro y los persas en carpa astros
INTERNACIONAL 10/6/2018


Corporativo


Contacto
Anúnciate con Nosotros
Términos y Condiciones
Quiénes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
 Información para Medios

© RockSonico.com 2018
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES