Rocksonico.com


Jorge Drexler


Categoría: NACIONAL | Fecha de Publicación: 8/11/2019 | Por: Ángel Armando Castellanos 'Araña'

Reseña - cómo domar a una bestia

Jorge DrexlerReseña - cómo domar a una bestia, Jorge Drexler, concierto, Teatro Metropolitan, show, bestia, público

¿Cómo hacer que una multitud murmure al mismo ritmo y con la misma melodía? Probablemente Jorge Drexler no lo sabía y hasta hoy no lo entienda. Da igual, anoche en el primero de dos conciertos que ofrece en el Teatro Metropolitan de la Ciudad de México lo logró.

Sencillez. En el escenario unas cuantas mamparas, una luz blanca que coqueteaba con el amarillo, -¿o al revés?-, un pedestal con un micrófono con efectos, una guitarra y Jorge, Jorge Drexler.

El arranque de la ceremonia para domar a una fiera fue tan simple como simbólico. Una ovación suave con su presencia. Una moneda al aire. Jorge arrodillado; el sumo sacerdote rindiendo tributo a los feligreses. La ovación convertida en aclamación sonora; una rebelión amorosa.

Entonces pidió silencio. La bestia, convertida en una especie de mascota elegante le obedeció dócilmente. Avisó, entonces, con versos, que el silencio sería protagonista en una noche donde él iba a cantar.

Empezó a cantar apoyándose con una pequeña maraca o cascabel -su mano derecha tapando el objeto hizo imposible distinguirlo- como percusión. Casi acapella cantó "se trata de un leve pulsar". El corazón latía y las miradas llenas de brillo le correspondían. Comunicación casi en silencio.

Recibió una guitarra, era eléctrica, aunque a nadie -tal vez ni a él mismo- le hubiera extrañado que fuera acústica. Dos mamparas a su espalda jugaron junto con la luz a reflejar varios soles y a reflejar su sombra, sus sombras. La iluminación a partir de la serenidad.

Desapareció la sombra y se pudo apreciar claramente al Jorge Drexler que se presentaba. Dijo el tercer 'buenas noches' de la velada. Lucía completamente incrédulo. La bestia domada lo asombraba.

Sólo los impuntuales o amantes de la cerveza alteraban la escena de un público completamente sentado, pero eso sí, entregado a su sacerdote, a la revelación de la música como milagro. Los soles, detrás de él, seguían moviéndose, transfigurándose, jugando a ser y no ser.

El coro de asistentes en su asiento se escuchaba como un susurro, no fuera que sonara más fuerte que la voz del líder, del cantante que versaba en lugar de cantar la mayor parte del tiempo.

¿Qué hacía falta? Para Jorge parecía suficiente con que las mamparas cambiaran su posición para que la luz hiciera juego y fuera fiel a lo más importante para él. Mi guitarra y vos; ese vos era el que prestaba su voz sin regalarla por completo.

Entonces lo reconoció.

"Es un honor poder domar a esta bestia maravillosa, a este teatro tan impresionante lleno", expresó mientras el bello monstruo le respondía con una ovación, eso sí, casi susurrante. Clímax en el amanecer artificial.

Jorge contó cuantas anécdotas quiso. Desde el maestro que -apoyado en el nacionalismo uruguayo le avisó que la primera canción que compuso sería un éxito en Argentina- hasta su primera incursión a México cuando tenía cinco años. La Aparecida, se llamó el primer tema que escribió, por cierto.

Fue empirismo y fue ciencia... fue música. Como cuando cogió un péndulo de Newton y explicó su función como anticipo a 'Todo se transforma'. No faltó -por cierto- que pidiera la participación del público que sentadito y bien ordenadito contestó a sus preguntas sobre las pelotitas que cuelgan de un hilo.

El maestro se levantó en el segundo coro de 'Todo se transforma' y elevó la intensidad de la guitarra y de su voz. La bestia quiso enloquecer para seguir a su domador, pero supo controlarse. Magia.

Dos encores después, hizo sonar 'Telefonía' y entonces el monstruo se manifestó casi como tal. Se levantó y sabiendo que su segundo reclamo de otro tema ya no sería efectivo, se limitó a aplaudir en forma de homenaje para agradecer la paz que por dos horas regaló. Después la multitud fue multitud y salió como y por donde se le dio la gana, como antes de Jorge, como antes de ser domada.

Foto: Zeus López - cortesía


NOTICIAS RELACIONADAS A "Jorge Drexler"



OTROS TEMAS >


Tags: Jorge Drexler, concierto, Teatro Metropolitan, show, bestia, público, , nota de Ángel Armando Castellanos 'Araña', noticias internacionales



Jorge Drexler
Reseña - cómo domar a una bestia
Rocksonico
Jorge Drexler, concierto, Teatro Metropolitan, show, bestia, público
NACIONAL 8/11/2019


Corporativo


Contacto
Anúnciate con Nosotros
Términos y Condiciones
Quiénes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
 Información para Medios

© RockSonico.com 2019
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES