Rocksonico.com


Boris


Categoría: NACIONAL | Fecha de Publicación: 29/8/2019 | Por: Staff Rocksonico

Reseña - De Japón, a México

BorisReseña - De Japón, a México, Boris, Foro Indie Rocks, Japón, Tokio, Ciudad de México, crowsurfing, ritual, maldad, bondad

Por: Ángel Armando Castellanos 'Araña'

La música sonaba despacio, sin invitar a la locura. Ellos, vestidos de negro y con maquillaje que buscaba imponer terror, parecían tomar una taza de té mientras tocaban. Los de abajo entendían y se comportaban como si estuvieran en las calles de Tokio. Algunos si acaso agitaban la cabeza, pero eran los menos.

El baterista de Boris anunció el inicio del ritual levantándose, mostrando respeto y recibiendo el mismo en forma de manos que simulaban cuernos. Él propuso un ritual y ellos decidieron participar de él. Hacía tanto que el terror elegante no se presentaba en la Ciudad de México, que había que entregarse a ese mal que sonaba muy bien.

De repente ese sonido quiso interpretar una voz, pero los responsables de que eso ocurriera no se lo permitieron, no pudieron, no se les dio la gana. El afectado secundario volvió a sentirse en el Metro de México y a olvidarse del de Tokio. "¡No suena la voz! ¡Hagan algo, cabrones!", se escuchó. A nadie le importó. El resto de los instrumentos parecían ser suficientes.

El show volvió, entonces, a ser Tokio con sus tazas de té, con pocas miradas a la cara, con sonido y no con ruido. Había sonrisas, eso sí, y mucha, mucha baba caída. Atrás nadie volteaba, todo se trataba de tratar de entender -inútilmente- qué diablos hacían esos vestidos como demonios sobre el escenario. Los "Gracias México" apenas se percibieron una vez; en realidad, con tal interpretación a nadie le importaba.

Sucedió que Boris recordó que estaba en la ciudad más caótica de Latinoamérica y que tenía que comportarse en forma caótica, aunque su sonido siguiera siendo eso, sonido. Se vino entonces la invocación a la locura. Un golpe por aquí y otro por allá, pero cautela. Tokio seguía siendo Tokio.

Después, una despedida. La banda charló detrás de camerinos y se convenció de que a su setlist le faltaban canciones y que el público no se podía ir sin sudar, sin gritar y sin golpearse. Carajo, ¡es la Ciudad de México!

Y con apenas haberlo planeado regresó al escenario después del segundo falso encore para enloquecer y hacer enloquecer. Disfrutando los golpes a su batería y el crowsurfing, el baterista se lanzó a la gente para formar parte de ella. Ellos ya lo habían hecho suyo y él tenía que corresponder. El sumo sacerdote se transformó en un feligrés más. El japonés gritó "¡cámara, perros!".

Entonces, después de asumir que eran suficientes impactos, se miraron a los ojos brevemente -asumiendo una costumbre tan chilanga como el bolillo para lo que sea- y decidieron terminar con el ritual gritando dentro de sí un contundente "¡no mames, qué chingón!, ¡qué viva Japón!".


NOTICIAS RELACIONADAS A "Boris"



OTROS TEMAS >


Tags: Boris, Foro Indie Rocks, Japón, Tokio, Ciudad de México, crowsurfing, ritual, maldad, bondad, , nota de Staff Rocksonico, noticias internacionales



Boris
Reseña - De Japón, a México
Rocksonico
Boris, Foro Indie Rocks, Japón, Tokio, Ciudad de México, crowsurfing, ritual, maldad, bondad
NACIONAL 29/8/2019


Corporativo


Contacto
Anúnciate con Nosotros
Términos y Condiciones
Quiénes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
 Información para Medios

© RockSonico.com 2019
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES