Rocksonico.com

VIVE LATINO 1998

Así se vivió la PRIMERA EDICIÓN.
Categoría: NACIONAL | Publicación: 29/11/2018

VIVE LATINO 1998Así se vivió la PRIMERA EDICIÓN

Por: Miguel López

Habían pasado cuatro años y un día del levantamiento armado del EZLN, movimiento que generó un sentimiento de empatía a nivel global al grado que medios de todo el mundo acudieron a la selva lacandona a cubrir la lucha de los Zapatistas encabezados por el Subcomándate Marcos.

A partir del levantamiento armado muchas bandas mexicanas tomaron la iniciativa de realizar conciertos masivos donde tu boleto de acceso eran 15 pesos, una cobija o un kilo de frijol o arroz que las mismas bandas se encargarían de hacer llegar al Estado de Chiapas en la caravana bautizada “Serpiente sobre ruedas” que MTV se encargaría de documentar.

En medio del movimiento, en Marzo de 1995 se realizó el Festival Nuestro Rock en el Palacio de los Deportes, donde Caifanes, Maldita Vecindad, Fobia, Víctimas del Dr. Cerebro ¡Show!, La Castañeda, Tex Tex, Los Estrambóticos y La Lupita llevaron a otro público lo que sucedía en esos conciertos acogidos por la autonomía de la Ciudad Universitaria alzando la voz por la gente de Chiapas.

A mediados de 1998 se anuncia un Festival-experimento organizado por OCESA con sede en el Foro Sol, aprovechando el impulso que traía el rock en nuestro país. Boletos a precios bastante accesibles que no lograrían recaudar lo necesario para que fuera un negocio rentable, según una entrevista que dio uno de los organizadores.

Para los que estuvimos el 28 de noviembre de 1998 en el Foro Sol fue toda una experiencia, cada peso valió oro. Llegar temprano, perder los lentes oscuros en el acceso, no usar bloqueador solar, perderte la primera fiesta de cumpleaños de tu sobrina consentida o terminar un noviazgo al olvidar que ella quería ir contigo a ese festival y la dejaste plantada en el metro días antes, justo el día que fuiste a comprar el boleto por ir con un amigo.

Esa edición tenia dos escenarios, el principal con un tarima giratoria que agilizaba la presentación entre una banda y otra.

La encargada de abrir el festival fue Resorte en el Escenario B, en ese entonces brincar como loco desde el comienzo de su presentación parecía una buena idea. Ahora ya sé administrar la energía en un festival, pero, ¿qué importaba? ¡X, estamos chavos!, dicen hoy en día.

La segunda banda en presentarse en el Escenario B fue Los Quehaceres de Mamá, firmados por Azteca Music (Lo recuerdo y rió mucho). El vocalista salió con un pasamontañas, canta la primera canción y al terminar exclama –¡Yo, me los he chingado!, inmediatamente se quita el pasamontañas y deja al descubierto una máscara del enemigo público numero uno de los mexicanos… Carlos Salinas de Gortari, las mentadas de madre no se dejaron esperar.

Es tiempo de la actuación del Riesgo de Contagio, pero La Lupita abría el escenario principal con alineación original. Lejos estaba el caminar mucho para ir de un escenario a otro como lo es hoy en día. Sólo tenias dos opciones, así que fuimos a ver a La Lupe. En el camino nos dio sed, la chela costaba 10 pesos más que el agua (40 pesos), además no te pedían identificación para poder comprar una, ¡benditos noventas!, así que nos dimos unas chelas siendo menores de edad.

Siguió Tijuana No! Sólo recuerdo haber escuchado tres canciones, Transgresores de la ley, Pobre de ti, con el slam más cabrón del que tenga memoria (se movió bien chingón el piso cuando el respetable daba la vuelta alrededor de la torre de iluminación) y La Migra, donde el difunto Luis Güereña salió disfrazado del Tío Sam en un momento completamente hilarante y el grito con la que termina la canción seguro retumbó hasta la casa blanca.

¿Quien sigue? El Gran Silencio, escuchamos un par de rolas con todo y aparición sorpresa en “Duerme soñando” de Rubén Albarrán y… ¡Córrele a ver a Los Esquizitos al escenario B!

Memorable ver a Willie Damage jugar con un theremín mientras tocaba “Santo y lunave”, ¡Pum pum, bang bang! y I walked with a Zombie para cerrar la presentación.

En ese mismo escenario se presentaría la Sekta Core.
– Pues aquí nos quedamos-, dije.
-¡No!- Respondió mi amigo, en el principal están Todos tus muertos. ¡Córrele!

Llegamos justo cuando se armó el segundo slam más cabrón del día con “Tu alma mía”. Nos quedamos un par de rolas más y regrésate a ver a la Sekta.

En el camino nos encontramos a unas amigas que querían estar lo más cerca cuando saliera la Sekta. Para nuestra sorpresa hubo un cambio de planes, Ely Guerra salió al escenario cuando estaba programada para el día siguiente. A lo lejos se escuchaba Control Machete. Ely sorprendió con su actuación.

Ahora sí la Sekta ¿No?. ¡Error! Sale Ozomatli, también fuera del programa de ese día. A lo lejos escuchabas a IKV tocando Demolición del álbum Versus…

-¡Vale madres! Quería verlos, el Versus es un pinche discazo- exclamé en mi cabeza.

Ahora sí, viene la Sekta, para ese momento ya habíamos llegado a la primera fila, pero no contábamos que “el respetable” se pusiera tan loco al arrancar la presentación de los oriundos de Atizapán de Zaragoza, que, al tratar de proteger a mi amiga de los madrazos mi mano quedó atrapada entre la contención y su seno.

–¿De quien es esa mano?- preguntó.
-Mía- respondí.

-¿Y por qué no la quitas?- refutó.

-Mira, tantito la emoción y tantito que no puedo- le dije mientras trataba de sacar mi mano.
–Ay, ya déjala ahí- respondió.

Termina la Sekta y corre otra vez para ver a Café Tacvba. Chulada de presentación. Para ese momento el cuerpo ya pedía tregua.

Siguió la Maldita Vecindad arrancando con el Barzón y el momento memorable de su presentación fue con “El tieso y la negra Soledad”, el bailongo se puso increíble, una extraña fila de conga se movía entre el público, le quisimos entrar pero mi amigo y yo estábamos fundidos.

Aguantamos un poco más hasta que salió Molotov vestidos de traje y ahí fue donde dijimos, "los vimos cuando le abrieron a IKV ¡ya no más!"

Salimos mientras tocaban “No manches”, canción que estrenarían en su segundo álbum. A lo lejos escuchábamos Bolero Falaz de los Aterciopelados, pensamos regresar pero ya el cansancio se había apoderado de nosotros. Salimos casi arrastrándonos del Foro sol, alcanzamos metro y llegamos a nuestras casas con la firme consigna de que si estábamos en condiciones nos lanzábamos el día siguiente.

¡No pudimos! No existía en este mundo poder humano que lograra hacerme levantar de mi cama.

El primer Vive Latino fue el inicio de muchas cosas por venir, el comienzo de una era de cambios, tanto personales como globales, ya existían los teléfonos celulares pero no eran para todos (Los tigres del norte tienen una canción dedicada a ellos, chéquenla,¡jajaja!) y los que existían no tenían funciones como los de hoy en día. Los recuerdos no se guardaban en una nube, ni en un video compartido en tiempo real en alguna red social, los recuerdos los guardamos en nuestra memoria, como lo ha hecho durante años quien escribe esta nota y que la comparte con todos ustedes, un poco random en momentos, pero tratando de ser lo más fiel a los recuerdos de ese día.

“Veinte años no es nada” decía Carlos Gardel en 1934. ¿De verdad, no son nada?

Los achaques de la edad ya se hacen presentes pero tratas de sobrellevarla con la mayor actitud y dignidad posible, mucha más de la que tenías en aquella lejana época de 1998. Ahora asistes al festival en compañía de tu hijo, ya es negocio para OCESA, la injusticia y desigualdad social siguen aquí al igual que los zapatistas, las nuevas generaciones siguen cantando la canción emblema de la Maldita Vecindad de la misma manera que tú se la cantabas a tu padre cuando tenias 12 años y te detienes a analizar por un momento que no bailaste mambo, pero le hiciste al ska, te metiste al slam, te perforaste, te pintaste el pelo, te tatuaste o te peinabas a la Punk. Ríes de nostalgia y en tu cabeza les cantas a ellos ¿Cómo se atreven a vestirse de esa forma y salir así? ¡No! ¡No soy un chavoruco! grito con orgullo… ¡Yo soy su Pachucote!




OTROS TEMAS >


Tags: Vive Latino, 1998, Primer Vive, Nuestro Rock, Foro Sol, OCESA, Resorte, Maldita Vecindad, Café Tacvba, Sekta Core, Aterciopelados, Ely Guerra, Ilya Kuriyaki



VIVE LATINO 1998
Así se vivió la PRIMERA EDICIÓN
Rocksonico
Vive Latino, 1998, Primer Vive, Nuestro Rock, Foro Sol, OCESA, Resorte, Maldita Vecindad, Café Tacvba, Sekta Core, Aterciopelados, Ely Guerra, Ilya Kuriyaki
NACIONAL 29/11/2018


Corporativo


Contacto
Anúnciate con Nosotros
Términos y Condiciones
Quiénes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
 Información para Medios

© RockSonico.com 2018
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES