Rocksonico.com


Historias Rockeras


Categoría: MAGAZINE | Fecha de Publicación: 24/6/2019 | Por: @luck_Sky100 (Tipo Raro)

Las batallas

No REM

Me encuentro en un modo de trance, sé que mi cuerpo no responde, pero mi mente me juega una extraña broma. Cayendo lentamente, creo que por algo parecido a un barranco, que las fracturas de mi cuerpo son pasajeras, ya que me duele más cuando paro de caer que cuando doy el siguiente golpe.

Historias Rockeras, las batallasFase 1:

Estoy en una especie de carretera algo descuidada y empiezo a caminar, el único indicio de vida es un letrero, corro hacia el para leer en donde estoy, lo único que dice es “Amor”. Esto me ha abierto más dudas ¿Qué es el amor?

Fase 2:

Caminando logro llegar a un pequeño pueblo, muy estilo Kansas de películas gringas, me sorprende lo chico y colorido que es todo aquí, pero parece un pueblo fantasma; mi única distracción para no aburrirme es este Arcade que encontré, para me fortuna, todos los juegos están en funcionamiento. Sólo me enfoco en un Don King Kong de 1979, este juego sigue siendo la ostia, pero toda mi diversión se ve interrumpida cuando escucho la voz de un hombre:

-“Disfruta tu sueño, espero que te hayas despedido antes”- dice Morfeo susurrando en un tono muy tétrico.

Fase 3

Tomando un Chesko (Pepsi Cola modelo de vidrio 1985), empieza a decirme cosas de mí, sabe quién soy, cuantos años tengo, donde trabajo, quién es Alinne.

-Me parece que ya tuviste tiempo de asimilar la situación- me dice muy arrogante.

-Y a todo esto ¿quién chingados eres tú?- pregunto enojado.

-Soy Morfeo, el dios del sueño, pero tú, mi querido e ingenuo amigo, estás a punto de entrar en un sueño profundo- contesta obediente.

El sueño del que me habla no es más que un maldito coma, de esos que te ponen en estado vegetal. La pregunta es ¿cómo estuvo eso? Debió haber pasado algo en vida para que me diera coma.

-¿No recuerdas como llegaste verdad?- me pregunta Mor.

-No, por favor dime- respondo con intriga.

Me muestra una especie de esfera de cristal, donde se ven 15 segundos de mi último recuerdo que repetí por al menos 30 ocasiones, el escenario es simple, estaba volteado de espaldas, Alinne estaba en la esquina de esa calle, yo parecía enojado, cuando la ignoré, vi una luz muy brillante, ahí termina todo.

Fase 4:

Morfeo no es alguien muy prepotente, sólo tiene egolatría, claro, es normal, él controla el mundo de los sueños, es algo grosero, pero honesto, ha respondido a todo lo que le he preguntado, pero sólo quiero hacer una cosa, le suplico que me dé un intento de regresar de este sueño eterno, quiero ver a Alinne, contarle todos los secretos que Morfeo me ha revelado.

Que el tiempo lo cura todo, no es cierto; y que la luna es de queso, tampoco es cierto. Morfeo me explica que es casi imposible, que él no controla eso, sólo puede manipular el mundo de los sueños.

-“Y cuando lloro no es por no más, tan sólo imploro verte llegar…”-empiezo a cantar y llorar.

Morfeo se apiadó de mí, me dijo que hay una oportunidad minúscula, para intentar salvarme, pero tenemos que recorrer el fin del mundo. La aventura comienza, no sabía cuánto tiempo me tomaría, o si el intento era algo seguro, pero intentaría hacerlo por ella.

REM

En una de mis aventuras, encontré una figura muy familiar, era mi soldadito de plomo de cuando era niño.

-Hola francés, Konnichiwa- lo saludo con mucho gusto.

Como es una figura no puede saludarme con la voz, sólo con sus brazos. Él nos ayudó a cruzar un río, este río era demasiado extraño, se veía como agua, pero no lo era, no tenía corriente, pero Morfeo me recomendó no beber de ella. Con esta gran ayuda, abracé a mi soldado de plomo, y seguimos nuestro viaje.

En otra ocasión, ya cansados, y con hambre, con sueño (vaya la ironía), encontramos un pequeño pueblo de rancho, donde una mujer ofrecía una fiesta, en la mesa encontramos chalupas, sopes, frijoles refritos, guacamole y tortillas hechas a mano, todo un festín. La puedo ver, me sonreía, eso no era normal.

-Vengan, los estaba esperando- nos dijo la mujer muy amablemente.

Morfeo asintió con la cabeza que aceptáramos. Ella muy amable me dijo que esta era una fiesta, que era especial, porque al igual que Morfeo, me conoce y sabe de mi misión, pero que lamentablemente no todas las aventuras tienen un final feliz y que veía muy rápido mi vida. ¿Será que me llegó la muerte?

¿La muerte lo sabía? ¿Me había llegado el día? Sólo me quedaba celebrar la muerte. La señorita sólo nos dijo que la fiesta había terminado, pero que si era imposible, regresara, aquí tendría una fiesta eterna.

Fase 5: Estoy mirando algo que es el fin del mundo, Morfeo me dice que sólo es un intento, que a veces, uno se pierde en lo eterno. No lo pienso más, simplemente me aviento hacia el pozo, sin saber lo que veré.

Despierto de una forma muy violenta, mis ojos arden, no recordaba la luz del día, mi ropa no es la misma, estoy en una habitación blanca y limpia ¿dónde estoy?

Mis dudas aguardan, cuando veo el rostro de Alinne, estaba sorprendida como yo de verla.

-Pe, pe, pens, pensé que no volvería a verte despierto- balbucea para saludarme.

-¿Cómo pasó esto?-pregunto con urgencia.

-Estamos terminando esa sesión de fotos que habíamos terminado, pero de repente volteaste y me dijiste la verdad, que, te gustaba, me robaste un beso, pero te empujé, me sentí incomoda en el momento, y te lo expliqué, tú te enojaste, decías que era amor y que estaba cerrada.

-¿Y por qué estás aquí?-sigo con dudas en mi mente.

-Porque me preocupas Sergio- contesta algo molesta.

-Me queda poco para consentirte, para arreglarme el alma, tengo que preguntarte algo que definirá mi estadía aquí: Alinne, seamos novios, intentémoslo y si funciona llevémoslo al siguiente nivel, casémonos, y sigamos juntos.

-¡Sergio no! ¡Tú eres mi amigo! Eres demasiado lindo, pero enserio, no te veo como algo más, quiero tu amistad, estuve aquí por ti, y estaré siempre que me necesites pero no como tu chica; lo siento.

-Ya sé que sí, yo me he equivocado, lo sé, perdón, olvida el pasado- le ruego.

-Lo siento Sergio, no me odies- se marcha de la habitación.

“He sentido tu soledad, cerquita de mí, puedo adivinar, pues me siento igual; quizás una de mis penas no me deja seguir, paso algo en mi cabeza, se ha olvidado de ti, se ha olvidado de mí.”

Despertar

Sólo quería oír su voz, me encontré sincronizado, nada me despertaba, desde pequeño actué como máquina. Pero en ese pozo, todo se sentía diferente. Quería cantar, quería bailar, tuve todas las respuestas que quise por un instante, me sentía feliz. Creo que ya no tengo motivos para despertar.

-Entonces ¿Quieres regresar a la fiesta?-me pregunta Morfeo.

-Sí.

Sigo con la misma pregunta con la que inicié “¿Qué es el Amor?”, seguía sin comprender, pero ahora estoy celebrando mi muerte.


NOTICIAS RELACIONADAS A "Historias Rockeras"



OTROS TEMAS >


Tags: Porter, Morfeo, accidente, Las Batallas, , nota de @luck_Sky100 (Tipo Raro), noticias internacionales



Historias Rockeras
Las batallas
Rocksonico
Porter, Morfeo, accidente, Las Batallas
MAGAZINE 24/6/2019


Corporativo


Contacto
Anúnciate con Nosotros
Términos y Condiciones
Quiénes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
 Información para Medios

© RockSonico.com 2019
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES