Rocksonico.com

KAPANGA

Cómo acabar mal una noche que pintaba -más o menos- bien - Reseña.
Categoría: INTERNACIONAL | Publicación: 18/6/2018

KAPANGACómo acabar mal una noche que pintaba -más o menos- bien - Reseña

Por: Ángel Armando Castellanos 'Araña'

Lo habían hecho todo -más o menos- bien. Desde elegir a los abridores -vale madres si no los eligieron ellos- hasta contar chistes dignos de un vulgar standuppero. ¿Habrá algún músico que no cuente malos chistes durante sus shows? Como sea. El público -a medias- se había entregado y salvo fallas puntuales en el sonido, estaba todo -más o menos- bien.

Entonces, después del encore que a nadie sorprende tocaron dos temas más y jugaron a despedirse otra vez. ¿Otro pinche encore? Bueno, va. A nadie le importa la hora, todo el mundo quiere seguir cantando y haciéndole al pendejo con el slam más deprimente que se recuerde en un concierto de ska rock, ni siquiera hubo putazos buenos y sólo hubo dos caídos, aparte faltó crowdsurfing o esa madre donde un wey se sube encima de todos y lo avientan al pit. ¿Qué pedo con eso?

En ese momento, el 'Mono', vocalista de Kapanga, preguntó si el público quería otra rola. ¿Y qué esperaba? ¿Que se la pidieran por favor? ¡Obviamente la muchedumbre exigía otra canción! Ahí nomás, del setlist que incluye temas nuevos, faltaba 'Motormúsica' para tratar de cerrar mejor un show al que le sobraba música y le faltaba agua para seguir fluyendo.

Miró a 'Polvorita', el guitarrista, y le hizo saber lo que la gente ya le había hecho saber. Hacía falta más. Pero 'Polvorita', medio hasta la madre porque las fallas en el sonido -extrañas para el Lunario- se habían dado con más frecuencia de la que estaba dispuesto a aceptar y sin decirle nada, lo mandó al carajo, o más bien, se mandó al carajo con escala en el camerino.

'Mono', un tanto incrédulo, insistió, pero tal parece que el resto de la banda compartía un chingo el malestar de 'Polvorita' dejaron al cantante solo. Ni modo que se pusiera a tocar con una guitarra acústica -hubiera estado chido, pero bueno- las rolas que los que pagaron su boleto estaban necesitando para cerrar la noche. Así que con cara de perro regañado, medio se despidió, se dio la vuelta y se fue, mal terminando un show que hasta ese momento había estado bien, bueno, más o menos tirando a aceptable.




OTROS TEMAS >


Tags: reseña de kapanga en el lunario del auditorio nacional



KAPANGA
Cómo acabar mal una noche que pintaba -más o menos- bien - Reseña
Rocksonico
reseña de kapanga en el lunario del auditorio nacional
INTERNACIONAL 18/6/2018


Corporativo


Contacto
Anúnciate con Nosotros
Términos y Condiciones
Quiénes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
 Información para Medios

© RockSonico.com 2018
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES