Rocksonico.com


KnotFest


Categoría: NACIONAL | Fecha de Publicación: 1/12/2019 | Por: Ángel Armando Castellanos 'Araña'

Reseña - Tres horas entre el recuerdo de Ocesa y los reclamos de un reembolso

KnotFestReseña - Tres horas entre el recuerdo de Ocesa y los reclamos de un reembolso, KnotFest, Deportivo Oceanía, Slipknot, valla, seguridad, público, Evanescense, retraso, Ocesa, burlas, fraude, reembolso

Foto: Zanoni Blanco

Eran las 9:10 de la noche en el Deportivo Oceanía y olía a frustración. En el escenario principal del KnotFest se esperaba la presencia de Evanescense. Todo había salido bien, luces, sonido, seguridad -a medias por un bolseo en un slam- en un evento al que los nombres de Live Talent y Summa Infierno le pesaban como un bulto de cemento.

Pero el evento y la citada promotora estaban despejando las dudas, de nuevo, hasta las 9:10 de la noche.

Evanescense no salía al escenario. De hecho, a esa hora todavía había miembros del staff probando instrumentos. Ni hablar, la perfección se estaba terminando... y venía lo peor.

Después de aguantar de pie con la esperanza de que "en cualquier momento" saliera Evanescense y todo se volviera una locura normal, como la que se esperaba, algunos fans comenzaron a sentarse en el pasto. La espera ya se estaba haciendo larga y sobre todo, cansada.

Pese a la característica falta de señal en esta clase de eventos, a eso de las 10 de la noche, corrió el rumor de un problema grave con una valla de seguridad que ponía en riesgo a los asistentes. Mientras no se resolviera, ni Evanescense ni ningún otro grupo se presentaría en el escenario principal.

-¿Van a cancelar el evento si no pueden resolver eso?- Preguntó Itzel, una fan que había viajado desde Cancún, Quintana Roo para ver no sólo a la citada banda, sino a Slipknot. No era un capricho, sino el regalo de aniversario para su novio. Sin contar hospedajes, el obsequio ya había costado entre 8 y 12 mil pesos. Desperdicio.

Adelante de ella, tres fans que viajaron en carretera desde Aguascalientes lucían desesperados. Entonces comenzaron las burlas hacia la organización. La tolerancia ya rebasaba límites.

Más allá de los chiflidos, los asistentes decidieron atacar con lo que sabían, podía doler -y mucho- a la organización del evento. Gritos, de "¡Ocesa, Ocesa, Ocesa!" se escucharon, primero con timidez y luego con fuerza. Aquel que había pagado su boleto por ver a Evanescense y a Slipknot no se iría a casa sin antes desquitar su impotencia.

El mexicano puede ser paciente mientras haya desmadre en el ambiente. Los comentarios de mofa hacia quienes desde un puente esperaban a los dos grupos que se tenía previsto que cerraran el KnotFest también llegaron. Con ellos un himno nacional lleno de hartazgo y un Cielito Lindo que no pudo encontrar una mejor ocasión para sonar.

De nuevo, al mexicano le sobra esperanza, pero aprovecha la burla para dejarle espacio en las vísceras a la fe. Del "¡Ocesa! ¡Ocesa! ¡Ocesa!" se pasó al "¡Fraude! ¡Fraude! ¡Fraude!" y al "¡Reembolso! ¡Reembolso!".

Mientras algunos hacían chistes con el prójimo respecto a la mierda que se estaba viviendo -iban dos horas sin el show acordado- otros decidieron sacar la frustración de otra manera. Vasos llenos de tierra fueron a parar al escenario, alguno golpeó los amplificadores que estaban colocados para Evanescense.

En ese momento la organización decidió pronunciarse y pedir a través de una grabación que quienes estuvieran en la zona de General caminaran unos pasos hacia atrás para permitir la reparación de la zona de vallas afectada. Desde la zona VIP era imposible enterarse de la respuesta de quienes estaban detrás, pero una segunda grabación con idéntico mensaje dio a entender que el público no estaba dispuesto a ceder un maldito milímetro por algo de lo cual no se asumía responsable.

Lo peor estaba por venir. La ignorancia se transformó en rumorología. La posibilidad de cancelación comenzó a sonar con más fuerza entre quienes aún tenían algo de esperanza. Al mismo tiempo había información no confirmada de muertos en la zona General y de asaltos a quienes decidían abortar la misión de Evanescense y Spliknot. Los vasos con tierra seguían impactándose contra el escenario. Un cigarro encendido fue a parar a la humanidad de un guardia de seguridad que estaba entre la zona VIP y el pit. De fondo los "¡Ocesa, Ocesa!" y los "¡Fraude, fraude!" seguían sonando.

Pasadas las 12:30 una llamada confirmó el rumor, el maldito rumor: el festival había terminado. Se esperaba que minutos después la misma grabación tomada a burla por los asistentes hiciera oficial lo que entre los miembros de la prensa ya era un hecho. Todos a casa.

La frustración y la impotencia alcanzaron su máximo esplendor después de que se avisara en redes -en un evento con señal de celular saturada- de la cancelación del evento. El fuego invadió el escenario principal mientras los resignados se iban a casa.

Una hora después de la llamada que avisó que la esperanza se iba al carajo Live Talent oficializó la cancelación del evento.

La organización informó hoy por la mañana que Slipknot tocará hoy y al medio día avisó que no, que su fecha será reprogramada. También avisó de la cancelación del show de Phil Anselmo. Por otra parte, culpó a "grupos de choque" del incendio y los daños a los instrumentos de Evanescence.


NOTICIAS RELACIONADAS A "KnotFest"



OTROS TEMAS >


Tags: KnotFest, Deportivo Oceanía, Slipknot, valla, seguridad, público, Evanescense, retraso, Ocesa, burlas, fraude, reembolso, , nota de Ángel Armando Castellanos 'Araña', noticias internacionales



KnotFest
Reseña - Tres horas entre el recuerdo de Ocesa y los reclamos de un reembolso
Rocksonico
KnotFest, Deportivo Oceanía, Slipknot, valla, seguridad, público, Evanescense, retraso, Ocesa, burlas, fraude, reembolso
NACIONAL 1/12/2019


Corporativo


Contacto
Anúnciate con Nosotros
Términos y Condiciones
Quiénes somos
Aviso de Privacidad
Banners de Rocksonico en tu sitio
 Información para Medios

© RockSonico.com 2019
La Comunidad del Rock - ROCK SONICO, A.C.

REDES SOCIALES